Blogia
todos unidos por SFM-SFC/EM-SQM/IQM___***___más allá del dolor

Radiaciones electromagnéticas

¿Qué entendemos por contaminación física?

Se entiende por contaminación física las alteraciones del ecosistema producidas por la energía en sus diferentes formas. La contaminación física puede afectar al ser humano de forma directa o de manera indirecta, a través de las alteraciones que va a producir en el medio ambiente

Las causas más importantes de contaminación física son las derivadas de la energía radiante (que se explicarán en este artículo) y las debidas a energía vibratoria, como la contaminación acústica, los ultrasonidos, la energía térmica, eléctrica, etc.

 


¿Qué es la energía radiante?

Por energía radiante se conoce a una gran diversidad de radiaciones que se dividen según su naturaleza en radiaciones electromagnéticas y radiaciones corpusculares.

Las radiación electromagnética es una forma de propagación de la energía eléctrica y magnética en forma de ondas. La radiación corpuscular, sin embargo, se debe a la propagación de partículas a gran velocidad, incluyendo electrones, neutrones, protones, núcleos de helio, etc.

El efecto que provocan estas radiaciones en el ser humano va a depender de la cantidad de energía que transportan. Cuando una radiación de alta energía incide sobre un tejido, es capaz de separar algunos electrones de los átomos que lo componen y dar lugar a la formación de iones. Esto provoca distintas alteraciones bioquímicas en el organismo que favorecerán la aparición de determinados procesos patológicos. Este tipo de radiaciones, conocido como radiaciones ionizantes, se diferencia de las radiaciones de baja energía, que son incapaces de ionizar a los átomos y se denominan radiaciones no ionizantes.

 


¿Cuáles son los tipos más importantes de radiaciones ionizantes?

Las radiaciones ionizantes más importantes son las alfa, beta, gamma, y los rayos x. Además hay que considerar a los rayos cósmicos como fuente natural de energía radiante, aunque de baja densidad en la biosfera.

  • Las radiaciones alfa son radiaciones corpusculares compuestas por núcleos de Helio emitidos por sustancias radiactivas. Poseen una alta energía, aunque su poder de penetración es escaso, por lo que suelen ser más peligrosos si son ingeridas que por vía externa.
  • Las radiaciones beta son también radiaciones corpusculares compuestas por electrones emitidos por sustancias radiactivas. A diferencia de las radiaciones alfa, tienen un mayor poder de penetración y menor capacidad ionizante.
  • La radiación gamma es de naturaleza electromagnética y posee un alto poder de penetración, pudiendo atravesar el cuerpo humano e incluso el acero. Las planchas de plomo de grosor adecuado pueden detener este tipo de radiación. No obstante, son radiaciones de baja capacidad de ionización en comparación con las anteriores.
  • Los rayos X son también radiaciones de tipo electromagnético y tienen un gran poder de penetración y una baja capacidad ionizante, por lo que son empleadas para diagnóstico clínico. Pese a su bajo potencial de ionización, los rayos X son una de las formas más frecuentes de contaminación por energía radiante, dada su profusa utilización en medicina y a que diversos aparatos emiten esta radiación, por ejemplo, los tubos catódicos de los televisores.

 

No hay que confundir este tipo de contaminación con las radiaciones no ionizantes o de baja energía, como las emisiones radioeléctricas que producen ciertos sistemas de telecomunicación, y que no dan lugar a la ionización de los átomos.

 


¿Y qué sucede con las radiaciones no ionizantes?

Se conoce como radiaciones no ionizantes a aquellas que no tienen energía suficiente para provocar la ionización o pérdida de electrones en los átomos. A este tipo de radiaciones pertenece la mayoría de las radiaciones electromagnéticas que se emplean en las telecomunicaciones. Dentro de las fuentes emisoras de este tipo de radiaciones se encuentran los sistemas de telefonía móvil, los sistemas de radiodifusión, la televisión, microondas, etc.

Aunque se trata de un tema controvertido y que en la actualidad continúa siendo objeto de estudio, no parece existir por el momento suficiente evidencia científica para afirmar que las radiaciones electromagnéticas producidas por los aparatos de telecomunicación sean nocivas para la salud cuando su nivel se encuentra dentro de los límites que marca la legislación.

El efecto fundamental que parecen ejercer las radiaciones electromagnéticas no ionizantes sobre el organismo es producir su calentamiento. No obstante, los mecanismos de regulación térmica que posee el cuerpo humano son capaces de contrarrestar este efecto dentro de unos límites determinados.


¿Existen leyes que regulen este tipo de emisiones?

Los límites recomendados por Consejo de Ministros de Sanidad de la Unión Europea son muy inferiores a los que científicamente se han demostrado inocuos y concuerdan con las recomendaciones de la Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP), organismo reconocido oficialmente por la Organización Mundial de la Salud. Estos límites de exposición han sido ya aceptados por una gran parte de los países industrializados de todo el mundo.

En España, el documento de la Comisión de Expertos del Ministerio de Sanidad y Consumo Español MSC (del 11-05.2001), y el Real Decreto 1066/2001 elaborado en coordinación por los Ministerios de Ciencia y Tecnología y Sanidad y Consumo, establecen los límites y condiciones de exposición a las ondas electromagnéticas. Estos límites están basados en los que recomienda actualmente la Comunidad Europea.

Por tanto, la mejor manera de protegerse frente a este tipo de radiaciones es respetar los niveles de emisión marcados en las citadas recomendaciones, puesto que guardan un importante margen de seguridad por debajo de los niveles que se han mostrado inocuos en los estudios realizados hasta el momento.

En definitiva, las recomendaciones de los principales organismos competentes a nivel nacional e internacional indican que hay que realizar un consumo racional y controlado de estos recursos con el fin de limitar en lo posible la exposición a este tipo de contaminación. De esta forma estaremos en condiciones de beneficiarnos de una tecnología en auge con las suficiente garantía de seguridad.

http://www.saludalia.com

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Pedro -

Muy interesante.

Os dejo un enlace de una web que trata del tema den las radiaciones electromagnéticas y la salud, y que también parece muy interesante:

www.radiacionysalud.com

SAMUEL LOPEZ -

mucho gusto me interesaria en la informacion electromsgnetica en el ser humano soy estudiante tecnico en radiologia en la universida
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres